Press

Prensa

Volver a

Menor brecha e impulso externo mejoran condiciones financieras

13 Enero 2021

La reducción encadenada durante dos meses de la brecha cambiaria influyó de manera positiva en las condiciones financieras del país, que mejoraron en diciembre, impulsadas también por el buen desempeño de las monedas y otros activos de países emergentes, reveló un índice que elabora la consultora Econviews en base al seguimiento de 20 variables locales e internacionales. 

Desde el centro que dirige Miguel Kiguel estimaron que la mejora fue de 15,3 puntos el último mes de 2020 respecto de noviembre, ya que pasó de -84,9 a -69,4 puntos. Esta marca significa dos meses consecutivos de mejora, aunque también advierten que el Índice de Condiciones Financieras (ICF) aún se encuentra en “zona de stress”.

“El subíndice de condiciones locales subió 4,3 puntos y se ubicó en -92,5, su vigésimo octavo mes consecutivo en terreno negativo”, detallaron en la consultora, aunque resaltaron que, desde su piso de abril (el mes pleno de impacto de las restricciones a la circulación por el covid-19), la mejora fue de 62,2 puntos. Entre las 10 variables que toman para elaborar el ICF, se encuentran el riesgo de legislación (tomada como el spread entre el AL41 y el GD41), la liquidez a corto y largo plazo, la evolución de las acciones en la plaza local, la tasa Badlar privada, el riesgo país, la inflación core mensual, la confianza en los bancos medida por el nivel de depósitos en dólares, la brecha cambiaria y la depreciación esperada. De todas estas variables, cinco de los diez componentes mejoraron en diciembre y uno quedó estable comparado con el mes anterior.

En el cierre de 2020, como dato positivo a nivel local, se registró una mejora en la liquidez, un repunte de los papeles del Merval, un crecimiento de los depósitos en dólares y una reducción de la brecha cambiaria. El riesgo de legislación local de la deuda soberana se mantuvo estable. Y los cuatro componentes que tuvieron un desempeño negativo fueron la tasa de interés, el riesgo país, la inflación y la depreciación del peso esperada. “Si no fuera por el acortamiento de la brecha, el índice de condiciones locales hubiera vuelto a empeorar”, remarcaron desde Econviews, aunque advirtieron que “es claro que la brecha sigue siendo alta y una distorsión muy fuerte para la economía argentina”.

En el terreno internacional el salto fue más importante, ya que en diciembre mejoró 11 puntos respecto de noviembre, al pasar de 11,9 a 22,9, y “se ubicó en terreno de confort por quinto mes consecutivo”. Entre las variables que miran está la liquidez global (medida como el spread entre la tasa de interés de los préstamos interbancarios con la deuda de corto plazo del gobierno de Estados Unidos), el riesgo europeo, la volatilidad de las monedas y acciones de países emergentes, la confianza en los bancos, la cotización de los bonos de Estados Unidos, la evolución de los commodities, el riesgo emergente, la inflación esperada norteamericana y el índice VIX en Wall Street.

De las condiciones internacionales, siete variables mejoraron y tres empeoraron. “Las monedas emergentes y la volatilidad fueron los componentes que más ayudaron a la mejora del subíndice internacional”, detallaron, mientras que “los que empeoraron lo hicieron muy marginalmente, pero se destacó el de la liquidez global medido por el ‘TED Spread’”.

“El aumento en la expectativa de inflación -indicador de mayor actividad económica- medida como el diferencial entre los rendimientos de los bonos de 10 años y de los TIPS (ajustados por IPC) fue el principal factor de mejora junto a la volatilidad de monedas emergentes y acciones”, analizaron más en profundidad desde Econviews. Según la consultora, “es importante monitorear cómo sigue esta dinámica ya que en los primeros días de enero se verifica una importante suba en los rendimientos de bonos del tesoro y un debilitamiento de las monedas emergentes” y también es importante hacia adelante el salto en la cotización de los commodities. Para 2021, la consultora destacó que “este año comienza con viento de cola internacional y si bien las condiciones locales son estresantes, lo son en una proporción menor al promedio del año pasado”.