Press

Prensa

Volver a

La gestión Macri se despedirá con la tasa en 63%

02 Diciembre 2019

El Banco Central (BCRA) decidió hoy mantener un piso del 63% anual para el interés que paga a los bancos por las Letras de Liquidez (Leliq), que determina a su vez la tasa de política monetaria general, tras evaluar que el contexto actual "refuerza la importancia de sostener un rendimiento real positivo para los ahorristas". Lo hizo el Comité de Política Monetaria (Copom), tras definir, en paralelo, una nueva meta de base monetaria para el bimestre diciembre/enero, que supone una nueva relajación en los agregados monetarios. Sin embargo, en la lectura del mercado la decisión sólo asegura su vigencia hasta el recambio de Gobierno, ya que se descuenta que la administración que debe asumir impulsará un cambio de políticas y de autoridades en esa entidad, dado que los principales cargos están ocupados "en comisión" desde hace más de un año.

"Se lo puedo considerar un anuncio anecdótico, con incidencia en los días que queden hasta el recambio y nada más", juzga el economista Eric Rtitondale, de la consultora EconViews. "Es un anuncio que aporta poco y nada", coincide su colega Alejandro Rodríguez, director del Departamento de Economía del CEMA, en obvia alusión a la expectativa de cambio de política con que ya se maneja el mercado.

De hecho, las proyecciones preliminares que manejan los bancos para la tasa de las Leliq la ubican en un rango que va del 50% al 52% anual desde enero próximo, según pudo establecer LA NACION de múltiples consultas, es decir entre 11 y 13 puntos por debajo del piso actual. Además, vale recordar que, con el recorte que los bancos aplicaron a las tasas pasivas (de 6 puntos promedio en octubre y otros 5 en noviembre) la renta que reciben los ahorristas por colocaciones a plazo fijo dejó de ser positiva en términos reales este mes, ya que hoy promedia el 43%, según sus propias estadísticas para plazos fijos típicamente minoristas, lo que la coloca en torno al 3,6% mensual, con una inflación que se proyecta en el orden del 4% para los próximos meses.

La tasa de interés real positiva fue una bandera de la política monetaria del Gobierno de Macri. Había sido sostenida por el BCRA, tanto bajo con conducción de Federico Sturzenegger, como en tiempos de sus reemplazantes, Luis Caputo y Guido Sandleris. Pero los bancos aplicaron a las tasas ofrecidas a los depositantes un recorte mayor del que aplicó el BCRA a la de Leliq, en especial al cabo del último mes, cuando quedó prácticamente vedado al público el acceso al dólar como opción de ahorro.

Esto significó el final de la tasa real positiva, que se transformó en neutra o negativa. El BCRA estableció además para el bimestre diciembre/enero una meta promedio de base monetaria de $1.732.000 millones (o $1,732 billones), lo que supone un aumento de 10,45% respecto del promedio de $1.568.000 millones (o $1,568 billones) de noviembre, según los datos que divulgados. Según explicó en un comunicado, la nueva meta surge de un "incremento calculado sobre el promedio de la base monetaria observada de noviembre, que incluye el aumento mensual de 2,5% aplicado desde octubre y el ajuste estacional del bimestre", aludiendo al pico que suele mostrar la demanda de pesos a fin de año por aguinaldos, bonificaciones y el adelanto de pagos vacacionales.

La compra de divisas

La entidad afirmó también que desde el 28 de octubre, es decir, desde la profundización extrema de los controles cambiarios, "realizó compras netas de divisas por US$2427 millones". Estas compras "implicaron un aumento en la meta promedio de la base monetaria de noviembre de $79.000 millones, quedando en $1.662.000 millones", explicó en el comunicado, antes de aclarar que parte de eso fue "esterilizado", quedando la base monetaria promedio de noviembre en $1.568.000 millones, $94.000 millones (5,7%) menor que la meta que se había fijado.