Press

Prensa

Volver a

El Gobierno insiste en que la crisis ya terminó

07 Mayo 2019

Desde el Gobierno ayer calificaron como positivos los datos de industria y construcción porque ambas caídas intermensuales (de 4,3% y de 3,5%) no alcanzarán para estropear el promedio del trimestre, pese a la magnitud del derrape. Así, el optimismo oficial se mantuvo más allá de los datos duros. Sin embargo, analistas plantearon que más allá de lo estadístico, la dinámica muestra que no hay recuperación e incluso para el Grupo SBS, que hasta el año pasado era dirigido por el actual vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, el primer trimestre dará negativo.

Desde el Gobierno ayer calificaron como positivos los datos de industria y construcción porque ambas caídas intermensuales (de 4,3% y de 3,5%) no alcanzarán para estropear el promedio del trimestre, pese a la magnitud del derrape. Así, el optimismo oficial se mantuvo más allá de los datos duros. Sin embargo, analistas plantearon que más allá de lo estadístico, la dinámica muestra que no hay recuperación e incluso para el Grupo SBS, que hasta el año pasado era dirigido por el actual vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, el primer trimestre dará negativo.

Si bien ambos informes oficiales del Indec registraron desplomes tanto en la comparación interanual como en la mensual desestacionalizada (ver página 3), desde Hacienda afirmaron en off que "los datos reflejan que se cerró un trimestre positivo pese a los números negativos de marzo, que fue afectado por la cantidad de días hábiles y por la volatilidad del tipo de cambio". "Los datos positivos anticipan crecimiento del PBI en el primer trimestre del año", aseguraron.

Según el razonamiento oficial, el número de marzo debe leerse en clave positiva porque, a pesar de mostrar una variación profundamente negativa, no llegaría a borrar las mejoras desestacionalizadas de enero y febrero. Al respecto, el director de Epyca, Martín Kalos, afirmó: "Si el primer trimestre da número positivo, eso no marca el fin de la crisis sino el de la recesión en términos técnicos. Enero y febrero fueron meses de cierto descanso de la turbulencia financiera. Pero las mejoras no fueron sustentables y ya en marzo se derrumbó. Para lo que viene vas a tener meses de mejora en el consumo, por algunas paritarias y por el efecto de los créditos de Anses, pero no es sustentable, más allá de esos respiros temporales; la inflación se va a comer esas mejoras y a los créditos las familias van a tener que pagarlos".

Es que a pesar de que en los últimos tres trimestres del 2018 la caída de la actividad fue pronunciada, la posibilidad de que esa dinámica haya encontrado piso en el primer trimestre todavía es una incógnita. Desde Hacienda anticipan que sí. Pero el Grupo SBS afirmó en su último informe mensual que "la economía jugará en contra del gobierno y lo mejor que se puede hacer es evitar un daño mayor antes de las elecciones". "La volatilidad financiera retornó en marzo y pareció poner en riesgo la recuperación de la economía. Nuestro nowcast para marzo apuntó a una caída de la actividad de 0,2% trimestral, consistente con una contracción superior al 2% mensual en el tercer mes del año", evaluó la ex firma de Cañonero.

La economista senior de Econviews, Lorena Giorgio apuntó que "el dato de actividad económica de marzo va a borrar las subas de enero y febrero y el primer trimestre de 2019 seguramente cerrará en niveles similares a los del cuarto del 2018. O apenas por debajo, me animo a decir". Para el director de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, puede haber mejora estadística. "Para que el primer trimestre termine con variación 0% contra el cuarto del 2018, marzo tiene que caer más de 2,2% intermensual. Esa contracción es mayor que la de septiembre y similar a la de abril. Imposible no es nada. Pero no es el escenario base". El economista Juan Manuel Telechea coincidió pero concluyó: "Creo que lo más importante del dato de marzo es que la tendencia no muestra ni repunte ni fin de la recesión".