Press

Prensa

Volver a

Atribuyen la baja de inflación al control del dólar y al congelamiento de tarifas

16 Mayo 2019

Apreciación cambiaria y congelamiento de tarifas. La receta antiinflacionaria del kirchnerismo es la que finalmente pudo traer un resultado relativamente positivo al Gobierno en materia de evolución de precios. Las consultoras económicas aseguran que estas fueron las dos variables fundamentales para explicar la desaceleración registrada en abril (3,4%), muy por encima de la insistente política monetaria contractiva. "La menor inflación mensual en abril, respecto a la registrada en marzo, se explica ampliamente por la fuerte moderación de la inflación en el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas, que pasó de 6% en marzo a 2,5% en abril. Este rubro es el de mayor peso en el indicador general, y suele estar muy ligado a la volatilidad del tipo de cambio", indicó a este medio Lorena Giorgio de Ecoviews. Sucede que a diferencia del mes anterior, donde la cotización del dólar tuvo un salto mayor al 10% al pasar de $40 a casi $45, en abril se mantuvo estable de la mano de las ventas de reservas por parte del Tesoro que autorizó el FMI.

Por su parte, el plan de congelamientos anunciado por la presión de los radicales, parece haber surtido cierto efecto, aunque no desde el lado de "los precios esenciales" que jugaron un rol más simbólico. "El congelamiento de tarifas modera un poco la dinámica de los precios, pero el congelamiento de precios tiene poco impacto en la canasta de bienes dado que representa menos del 3% del total de los precios relevados por el Indec", subrayó Juan Ignacio Paolicchi, de EcoGo. Sorprendentemente esto mismo fue destacado por el presidente del Banco Central Guido Sandleris, que en conferencia de prensa minimizó la influencia de la política monetaria por el canal crediticio. "En nuestro país, el canal cambiario es más significativo que el canal del crédito. En abril, los dos elementos que contribuyeron a bajar la inflación fueron un tipo de cambio estable y escasos aumentos en los precios regulados", reconoció.

De persistir el control sobre estas variables, los economistas proyectan una disminución más abrupta a partir de junio, aunque mayo seguiría en valores cercanos a los de abril. "Para mayo estimo una inflación de entre 3,4% y 3.5% porque tenes subas en prepagas, agua, gas, nafta y transporte", afirmó Hernán Hirsch. En tanto, desde Econviews y C&T Asesores Económicos pronosticaron un 3%. "En mayo no va a bajar sustancialmente por los precios regulados, pero desde junio podemos ver una reducción mayor. Igualmente va a seguir dando por encima del 2% que es lo que muchos países tienen en un año. No se puede hablar de una solución al problema de la inflación. Un 3,4% es altísimo y el control del dólar y el congelamiento de tarifas termina después de las elecciones", agregó Martín Kalos, de Epyca.