Press

Prensa

Volver a

¿Cómo impactará la decisión de la FED en la Argentina?

19 Diciembre 2013

La Argentina no va a poder echarle la culpa a Ben Bernanke si las cosas salen mal. Es que la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de reducir gradualmente el ritmo de las compras de activos mensuales a u$s 75.000 millones tendrá efectos indirectos - a mediano plazo - sobre la economía local.

Los mercados ya habían anticipado una reducción suave de la expansión monetaria norteamericana y por esta razón el frente externo, que por el momento poco impacta en la evolución económica del país, no experimentará cambios bruscos en el corto plazo.

Sin embargo, expertos esperan ajustes leves en las monedas de países emergentes -lo que agregará mayor presión sobre el peso - y una ligera caída en el precio de los commodities agrícolas ante el fortalecimiento del dólar.

"“La perspectiva de mediano plazo es que la tasa de los bonos del Tesoro norteamericano a 10 años va a seguir subiendo y romperá la barrera del 3%. Esto es una mala noticia, aunque leve para la Argentina, porque la suba de la tasa implica dinero más caro para países emergentes y monedas más débiles"”, explicó Miguel Kiguel, socio de Econviews.

En este sentido, la clave para la Argentina estará centrada en la evolución de la moneda brasileña. Para Kiguel el real todavía puede depreciarse más el año que viene, hasta 2,40 ó 2,50 unidades por dólar, lo que agregará más presión a la depreciación del peso.

“"Aunque una política moderada de retiro de liquidez estaba descontada en el real brasileño, la Argentina va a tener que seguir acomodando el tipo de cambio real a monedas más devaluadas”", agregó Jorge Vasconcelos, vicepresidente de IERAL de Fundación Mediterránea.

En el caso de los commodities agrícolas el mercado también anticipó el recorte del tapering, por lo que tampoco se esperan sorpresas en este frente. "“No creemos que sea un factor muy determinante el año que viene, pero con el tiempo el retiro de los estímulos va a generar un dólar más fuerte en el mundo y esto tendrá consecuencias a la baja en el precio de los commodities"”, explicó Andrés Azicri, socio de Elypsis.

Mientras tanto, según Vasconcelos, el efecto climático sostiene la cotización de los commodities ante la falta de lluvias en Brasil y Argentina. “Se teme que las cosechas no sean tan robustas, pero con una reversión del riesgo climático, habrá que esperar que los precios de los agrícolas bajen un poco más, aunque no de manera abrupta”, consignó el economista.

En tanto, una realidad distinta aguarda para los costos de financiamiento. Mientras que endeudarse en el exterior será más caro y selectivo, en particular para los mercados emergentes, la Argentina puede salir favorecida si las variables internas lo permiten.

En palabras de Kiguel, aunque las condiciones de financiamiento externo se deterioren un poco, la Argentina está muy cara y todavía tiene margen para bajar los costos. “Por ejemplo, YPF colocó deuda al 9% por 5 años. Yo creo que si Argentina baja su riesgo país a los niveles de Brasil y Colombia, la colocación se podría haber hecho al 4%”, explicó el titular de Econviews.

Al igual que el riesgo país, todos los economistas consultados concordaron que el desempeño de variables claves como el tipo de cambio, la inflación o el crecimiento, dependerán más de lo que suceda en la economía local. El mundo va a ser neutro-negativo sin efectivo decisivo sobre nuestra economía, concluye El Cronista.