Press

Prensa

Volver a

Sostener el dólar ya cuesta tanto como la asignación por hijo

27 Octubre 2010

La Nación




Llegó a un nivel récord la deuda que coloca el BCRA para retirar los pesos emitidos para comprar divisas.

Sostener el dólar ya le cuesta al Estado tanto como pagar la asignación universal por hijo (AUH). Todo ocurre porque la política de "flotación administrada" del tipo de cambio, que el Gobierno define como uno de los pilares de su modelo, en los últimos meses aumentó progresivamente su costo, en buena medida como parte de las decisiones que tomó la propia administración. Esa tarea demanda hoy unos $ 8500 millones, es decir, un monto similar al que pondrá este año la Anses para financiar la AUH.

El pago, en este caso, está a cargo del Banco Central (BCRA), que, convocado a disimular debilidades del Tesoro, se expone a tener en breve un déficit cuasi fiscal, en momentos en que su defensa del peso (ante la creciente inflación) es cuando menos endeble. Y revela uno de los costados negativos que, entre tantos beneficios, tiene lo que se denomina "guerra mundial de monedas".

Desde que esta batalla se profundizó, acelerando la debilidad del dólar y la apreciación en paralelo de las commodities , se intensificó el ingreso de dólares comerciales y financieros (en menor medida) al país. En este contexto, para cumplir con su doble misión de acumular reservas y evitar una caída nominal del dólar a nivel local, el BCRA se vio conminado a intensificar la compra de divisas, emitiendo cada vez más pesos.

Y emitió tantos que no le bastó con reformular (por primera vez en 8 años) su programa monetario, sino que además se vio obligado a intensificar la emisión de títulos de deuda (letras y notas) para retirar al menos una parte de los pesos usados para comprar divisas.

Números sugestivos

El stock de esta deuda creció en más de 24.400 millones en lo que va del año (en dólares supone un monto casi equivalente al del Fondo de Desendeudamiento) para alcanzar un nivel sin precedente en los tiempos de posconvertibilidad en torno de los $ 68.000 millones y pasar a representar casi el 40 por ciento de la tenencia en reservas que administra.

"En lo que va de 2010 el BCRA expandió la base monetaria en $ 33.400 millones, sólo por comprar dólares. La agravante es que, a diferencia de otros años, el sector público también fue un factor de expansión de la base monetaria (en unos $ 7000 millones) por la creciente financiación que la entidad hace del Tesoro", recordó un reciente informe de la consultora EconViews.

Por esta deuda el BCRA paga una tasa de interés del 13% promedio a 12 meses, lo que supone que mantener ese stock le insume entre $ 8000 y 9000 millones.

Las cuentas muestran que ninguno de los atajos económicos a los que recurrió el Gobierno desde 2007 hasta acá (cuando arrancó con la intervención en el Indec para reducir la deuda con CER, o pasó a tomar a la Anses y el BCRA como cajas anexas al Tesoro) resultó gratis.

"Adoptó una estrategia que, en las actuales circunstancias, es sostenible pero no la ideal", opina el economista y consultor Miguel Bein, que destaca que, desde el punto de vista del Estado, las cuentas cierran. "Si mirás que el producto bruto se expande a un ritmo del 23% nominal (9% de crecimiento, 14% de inflación implícita), encontrás al Estado licuando deuda. Si lo mirás desde el balance del BCRA, está claro que el costo de devengamiento de sus activos [las reservas] es menor que el de sus pasivos [las letras], lo que complica sus números."

Costos de un modelo

Bein insiste en que lo ideal sería volver al modelo original abandonado en 2007. "Que el Tesoro compre los dólares para pagar la deuda con superávit fiscal genuino porque de esa manera ayudaría a contraer la oferta de pesos y, por esa vía, mantener a raya la inflación".

Federico Bragagnolo, de EconViews, coincide en que si bien "el costo anual de la esterilización es cada vez más elevado" aún no constituye un problema tomando en cuenta "las actuales tasas de interés bajas y muy negativas en términos reales". Pero advierte que, en la medida en que siga creciendo el stock y suban las tasas (algo que considera "esperable") "eso puede generar un problema cuasi fiscal".

En un informe de su consultora Analytica, el economista Ricardo Delgado apuntó que con el actual escenario de dólar casi fijo al que se apegó el Gobierno, acumular reservas para no debilitar más la competitividad cambiaria no es gratis o tan barato como se plantea. "En los hechos cuesta 14% anual en dólares, un costo financiero mayor que el de emitir deuda en dólares en los mercados si se considera que el Global 2017 rinde en torno al 8 por ciento", subraya.